miércoles, 21 de noviembre de 2012

Hierbas que pueden ser Tóxicas para nuestro Hígado

Sabemos que hay muchas hierbas beneficiosas para la salud  algunas ayudan a la sangre, colesterol, diabetes, otras actúan como desintoxicante, anti bacterial  y otras como relajantes;  Pero lo cierto es que existen plantas que podrían ser toxicas para nuestro organismo.
Las hierbas por ser naturales son consumidas sin miedo ya que la palabra Natural y Sin Químicos nos viene a la mente. Es por ello que queremos informales en cada uno de nuestros  artículos no solo las propiedades si no también los beneficios de las plantas.
Comúnmente hay hierbas beneficiosas para la salud que nos ayudan en caso de alguna dolencia, pero no siempre es recomendable ya que estas mismas pueden causar daños a nuestro hígado obviamente en altas dosis, son mas vulnerables aquellas personas que sufren de males hepáticos crónicos, como insuficiencia hepática , hepatitis B, Heptitis C, Cirrosis o cáncer de hígado. 

¿Qué debo saber sobre los suplementos nutricionales y las hierbas?
Algunas de las terapias alternativas que se cree contribuyen a evitar o a controlar el daño hepático son: el ácido tiótico, el Sho-Saiko-To (SSKT), la coenzima Q-10, el glicerricino, el cardo mariano (sylmarin), la N-acetilcisteína (NAC), el astrágalo, la achicoria, el diente de león, la centauria, la mandrágora americana y la celandina.
En lo que concierne a las hierbas medicinales, el Proyecto de Apoyo para la Hepatitis C (Hepatitis C Support Project), que se encuentra en California, ha preparado un listado bastante completo de las hierbas que son potencialmente perjudiciales y las que resultan beneficiosas para el hígado. Veámoslo:  

Hierbas que se deben evitar (hierbas conocidas por producir toxicidad hepática):
Arándano alpino (Vaccinium vitis-idaea), mercurial (Mercurialis annua), trébol dulce (Melilotus officianalis), espigea rastrera (Epigae repens), aspérula (Galium odorata), cayena, schizandra chinensis, sarapia (Dipteryx odorata), hamamelis (Hamamelis virginiana) y pingüila (Arctostaphylos uva-ursi).

Hierbas que se deben evitar (es posible que causen toxicidad hepática):
Plantas del género de la familia del senecio, de la crotolaria y del heliotropium, búgula (Alkanna tinctoria), chaparral (Larrea tridentata), consuelda (Symphytum officinale y S. uplandicum), oreja de oso (Senecio cineraria), nomeolvides (Myosotis cineraria), hierba cana (Senecio vulgaris), borraja (Borago officianalis), uña de caballo (Tussilago farfara), dong quai (Angelica polymorpha), belcho también conocida como Ma Huang o efedra (Ephedra sinica), camedrio (Teucrium chamaedrys), eupatorio (Eupatorium cannabinum), lúpulo (Humulus lupulus), senecio áureo (Senecio aureus y S. nemorensis), muérdago (Phoradendron leucarpum y Viscum album), petasita (Petasites hybridus), senecio jacobeo (Senecio jacobea), sasafrás (Sassafras albidum), yohimbe (Pausinystalia yohimbe), Jin Bu Huan (Lycopodium serratum), poleo (Mentha pulegium), raíz de hierba carmín (Phytolacca americana), ruda (Ruta graveolens), escutelaria (Scutellaria laterfolia).
Aquí una síntesis de la descripción y contraindicaciones de alguna de ellas:

Borraja (Borago Officimalis):  Flores: Afecciones de las vías respiratorias: resfriados, gripes, bronquitis, faringitis. Estados en los que se requiera un aumento de la diuresis: afecciones genitourinarias (cistitis, uretritis, uretritis, pielonefritis, oliguria, urolitiasis), hiperazotemia, hiperuricemia, gota, hipertensión arterial, edemas, sobrepeso acompañado de retención de líquidos.  En uso externo: heridas, dermatitis, eczemas.
Contraindicaciones: Alteraciones hepáticas, estos alcaloides se relacionan con el deterioro hepático y el cáncer de hígado, por lo que pueden agravar patologías hepáticas y existentes tales como cirrosis o hepatitis.
Neoplasias: los alcaloides presentes en la planta son hepatocarcinógenos y está contraindicada la administración de esta en neoplasias.

Valeriana (Valeriana Officinalis L.): En general es utilizada como sedante, antinflamatoria, disminuye la ansiedad y ayuda a dormir mejor, deja un efecto tranquilizante. La valeriana en su uso medicinal adecuado, sin abuso no resulta toxica.
Contraindicaciones: El uso de la valeriana durante periodos muy largos y en altas dosis es toxico por acumulación de principios.  También en altas dosis de las necesarias puede producir efectos adversos que se manifiestan en síntomas como: dolor de cabeza, confusión, nerviosismo, irritabilidad.

Sin embargo está contraindicada a menos que  lo prescriba el medico, durante el embarazo y la lactancia. Los principios tóxicos de la valeriana se transmiten a través de la leche al bebé, Tampoco debe administrarse a niños con menos de 3 años, en caso del aceite esencial de valeriana éste no debe tomarse en niños menores a 10 años. 

Muerdago (Viscum Album): habitualmente se usaa para bajar el exceso de presión arterial, regulador del ritmo cardiaco, Resulta eficaz en tratamientos para el glaucoma o desprendimiento de retina, antiepiléptica.
Contraindicaciones: Sin embrago hay médicos que afirman que El Muérdago tiene efectos adversos y en ocasiones puede ser toxico para a salud.
No se recomienda su ingesta en mujeres embarazadas o lactantes.
El uso del Muérdago deberá ser previamente consultado por su medico o un especialista. 

Hierbas consideradas seguras y posiblemente muy útiles para mantener al hígado sano:
El cardo mariano (sylmarin), Alcachofa (Cynara scolymus), manzanilla (Matricaria chamomilla), regaliz (Glycyrrhiza glabra), maitake (Grfloa frondosa), menta peperina (Mentha piperata), frijol de soja (Glycine soja), amapola de California (Escholtzia californica), diente de león (Taraxacum officinale), romero (Rosemarinus officinalis). 

Espero que esta información les haya servido como me ayudo a mí. Conocer un poco mas de las plantas siempre es muy útil.

Ver Hepatoprotectores como contribuir a cuidar nuestro hígado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada